Posts Tagged ‘PSC’

h1

Una de protocolos!

6 noviembre, 2009
403 Forbidden

No usar

Hace un rato Ana pedía vía Twitter qué opinábamos de esto, si  bien algunos compañeros ya habían opinado. A mí particularmente, como afiliado al PSC y no al PSOE, no me atañe directamente, pero aún así opino, por eso de que cuando las barbas de tu vecino vas cortar…

Veamos, creo que era necesario que el partido pusiera los puntos sobre las íes, por la poca responsabilidad que tienen algunos que se esconden detrás de una pantalla para soltar todo tipo de barbaridades. No puede ser que la opinión de una persona se confunda con la de una organización entera que cuenta con miles de miembros (véase caso de JJ Güemes).

Con todo, debo mostrar mi inquietud respecto a uno de los puntos del protocolo, dicen los Estatutos del PSOE:

b. La defensa de los intereses generales de la Organización, la Declaración de Principios, Programa, Resoluciones y Estatutos aprobados por sus Congresos, así como los acuerdos legítimamente emanados de sus órganos de dirección, no pudiendo pertenecer a otra organización política diferente.

Este punto me inquieta porque es ambiguo. ¿Qué es “la defensa de los intereses generales”? ¿Son los intereses generales aquellos que decide el comité ejecutivo federal? ¿Abre la puerta a la prohibición de discrepar más allá de bares o reuniones donde sólo cuatro gatos puedan escuchar lo que se dice? No lo sé, habría que ver qué diría el Comité de Garantías Estatutarias en su caso.

Sea como fuere, quede claro que el lugar en el que debatir las cosas de casa son los comités, asambleas, consejos y congresos, y que la discrepancia de cara al público es algo que uno debe tratar responsablemente.

Anuncios
h1

Ángel Gabilondo @ CCCB

16 octubre, 2009

Ponentes en el Mirador del CCCB

Ayer por la tarde, por convocatoria de la Comissió Sectorial d’Universitats, Recerca i Innovació del PSC, a pesar de no pertenecer a esta sectorial, me apunté al acto que organizaron en el CCCB y fui a escuchar la elocuencia del filósofo metafísico y ministro de educación Ángel Gabilondo, presentado y acompañado por representantes del mundo universitario, de la sectorial y del partido. El tema: futuro de la universidad. El público: rectores, profesores, miembros de la sectorial, alumnos, y seguramente alguien más.

Quede patente en primera instancia mi admiración por Gabilondo y la elocuencia, capacidad retórica y argumentística que expone. Hacía muchos años que no escuchaba hablar a un filósofo (más allá de cierto personaje con gafas…) y la verdad, su charla-discurso me absorbió de tal modo que me olvidé de hacer fotos (acompaña este post una imagen tomada por el propio partido), o de twittear nada de lo que estuviera pasando.

Gabilondo nos habló en principio de la necesidad de definir qué es un ministro de educación, puesto que esa cartera, como tal, no había existido en España desde los años 70. Así, definió la educación como algo que abarca la vida entera, e incluso “aquellos que ya se han ido, y los que todavía no están”. También la definió como un elemento básico, imprescindible, de la democracia. “La educación y la cultura son pilares fundamentales de la democracia” dijo.

Definida esta premisa, paso a hablarnos de la necesidad del Pacto por la Educación, es decir, de proveer al estado con una política educativa y una establidad legal al margen de quién gobierne, para evitar tener 12 leyes para diferentes niveles educativos en 20 años, como viene sucediendo. En este sentido, recalcó también la necesidad de contar con todos los agentes implicados en el proceso educativo, especial y evidentemente profesores, y con todos los factores que le afectan. Algunos ejemplos.

  • Incentivos fiscales más amplios a la investigación.
  • Concesión de becas-salario para el aumento del número de gente que puede estudiar.
  • Modoficaciones legales en materia de extranjeria para facilitar la internacionalización de la universidad.

Porque precisamente, internacionalizarse y modernizarse son las dos cosas – que Gabilondo definió como profundamente socialistas – que sin prisa pero sin pausa debe acometer la universidad.

Para internacionalizarse, como ya se ha dicho anteriormente, debemos facilitar el tránsito de estudiantes, profesores, e investigadores entre nuestro país y el resto del mundo. Asimismo, habría que desterrar la concepción de que lo extranjero es peligroso, pues como recalcó Gabilondo, también conoce a más de un español peligroso. Y no tiene pues ningún sentido exigir a un estudiante extranjero el “tener dinero, un trabajo” y toda una retahila burocrática para venir a estudiar nueve meses a España. Tres cuartos de lo mismo para profesores e investigadores.

Para modernizarse, cabe desterrar la idea de la clase magistral como principal vehículo de aprendizaje. Que son necesarias y adecuadas, sí, pero en su justa medida. Hay que implementar además el uso de nuevas tecnologías en la universidad, dijo, pero “necesitamos libros” (no entró a tocar si de papel o electrónicos) y “necesitamos profesores”, y una implicación tanto por parte de estos últimos como de los estudiantes, porque por supuesto, hace falta estudiar.

Con respecto a los grupúsculos de radicales “que vienen a dar patadas a las puertas del consejo de gobierno”, el ministro se mostró partidario de escuchar las ideas que tengan por expresar, pero remarcó la corrección en la actuación de los grupos y sindicatos de estudiantes que amagan con irse de los consejos de gobierno si entran los radicales. “La democracia es un logro de la universidad” remarcó. No podemos, por tanto, dejar que grupos que actúan al margen de los sistemas de gobierno representativo consigan sus objetivos. En este sentido, lamentó la falta de interés de la prensa por todas las acciones democráticas tomadas en torno al conflicto del curso pasado alrededor de la implantación de Boloña, cuando sin embargo, se prestaba amplia atención desde los medios de comunicación a aquellos que “acampan y hacen sopa en las salas de la facultad”. Asimismo, rogó la máxima implicación de los estudiantes en el sistema democrático de la universidad.

A modo de conclusión, remarcó que la universidad debe tender a una virtuosidad con la que alcanzar la excelencia. Ese es el objetivo por el que deben trabajar todos los agentes implicados, ya que en la educación se encuentra la verdadera herramienta de transformación de la realidad social.

h1

Charla con Paul N. Rasmussen

19 marzo, 2009

videoconfrasmussen18032009Ayer por la tarde tuve la oportunidad, junto con otros cuarenta compañeros, de asistir al debate vía videoconferencia que la Secretaría de Política Internacional y Europea del PSC, con la compañera Maria Badia al frente, organizó con el Presidente del Partido Socialista Europeo (PES), Paul Nyrup Rasmussen.

Tras algunos problemas de conexión, seguramente derivados de ser esta la primera charla que desde Bruselas se realiza con activistas del PES, conseguimos establecer una comunicación decente y empezar la charla. Durante unos cuarenta minutos unas preguntas se fueron sucediendo a otras, en un entorno muy amigable.

Como era de prever, muchas de las preguntas versaban sobre la crisis financiera mundial, y la primera pregunta no fue una excepción: una vez está quedando claro que el capitalismo neoliberal está de capa caída y camino a su desaparición, al menos tal y como lo hemos conocido en los últimos quince o veinte añosy demostrado el fallo de los sistemas comunistas, ¿podrá la Unión Europa construir un nuevo sistema económico que sea capaz de conciliar nuestros valores de justicia social, libertad, e igualdad, o vamos rumbo al caos?¿Afectará esto al resultado de las próximas elecciones europeas?

 Ante estas cuestiones Rasmussen fue claro y conciso. No nos encaminamos hacia el caos si conseguimos convencer a la sociedad de que somos nosotros los socialistas y socialdemócratas la elección correcta para liderar el cambio. Está en nuestras manos el formular una hoja de ruta, un plan de recuperación económica diferente del que los gurús del neoliberlalismo han formulado, que esté basado en un crecimiento sostenible y una economía social de mercado, en que el mercado sea el servidor y no el maestro de las personas. Este discurso se encuentra por cierto bien detallado en el Manifiesto del PES (PDF) firmado en Madrid en diciembre de 2008.

En la misma linea del crecimiento sostenible, o verde, y de la economía social de mercado, Rasmussen nos habló de la necesidad de inculcar a particulares y empresas la necesidad de implantar la eficiencia energética como estándar. Conscientes de los costes que esto puede comportar, desde el PES abogamos por el desarrollo de líneas de ayuda para aquellos particulares, y empresas en especial, que deseen adoptar la eficiencia energética como un estándar más. Además, Rasmussen hablo de establecer un nuevo diálogo con las empresas, para que juntos busquemos fórmulas con las que reducir la dependencia europea del carbón, el petróleo, y demás combustibles fósiles que debemos importar. En la misma línea, el PES apuesta por una Europa, incluso por un mundo, libre de energía nuclear, tanto para usos civiles como militares.

Sobre integración europea y política exterior común, Ramussen apuntó el problema que supone para el proceso de integración el hecho de tener gobiernos en los estados miembros, como es el caso del actual gobierno de la República Checa, o el anterior gobierno de Polonia, que son abiertamente antieuropeístas. Pero en todo caso, el PES prevé una mayor integración en temas como la política exterior, la económica, o la energética. En este tema, es sumamente importante que se ratifique el tratado de Lisboa, ya que permitirá que el Parlamento Europeo disponga de mayor poder de decisión, y terminará con la posiblidad de que un solo estado miembro pueda bloquear las decisiones del conjunto de estados de la Unión.

Respecto a las elecciones europeas de Junio, Rasmussen nos animó a trasmitir a nuestros conciudadanos la visión que tenemos desde la izquierda del fracaso de la insolidaridad y el descontrol del modelo neoliberal, esta elección podemos ganarla los socialistas. En todo caso, nos queda mucho trabajo por hacer.

Personalmente, creo que quedó claro que se acerca el momento de un cambio, de mirar primero por las personas, por el conjunto de los ciudadanos, y de enseñar a cada uno de los que nos rodea la importancia de mirar y ver más allá de uno mismo, de tener en cuenta a nuestros vecinos, y sobre todo, a nuestros hijos y nietos, como quedó constatado en esta charla con el Presidente del PES.