Posts Tagged ‘derecha’

h1

La Dignidad y la Caverna

26 noviembre, 2009

Doce periódicos de la esfera catalana, tanto castellano como catalanoparlantes publican hoy un editorial titulado “La Dignidad de Catalunya” en que defienden el estatuto de 2006, aprobado por el Parlament, las Cortes Generales, y sancionado por la Jefatura del Estado tras ser aprobado por más del 73% de los sufragios en junio de 2006. Esto no ha gustado nada a la Caverna. En especial a El Mundo de Pedrojota, que pocas horas después publicaba lo que se ve perfectamente en la siguiente imagen.

La respuesta editorial de El Mundo

Respuesta editorial de El Mundo

Está claro que a cierta derecha cavernaria no le gusta la idea de que un territorio conquistado por las armas recupere un amplio autogobierno. Los catalanes, mejor que callen y paguen peajes. Sabe bien quien me conoce que tengo yo tanto de nacionalista catalán como de judío ultraortodoxo, pero debo decir, como ciudadano de los que no tiene por lengua materna la que es común a todo el Estado, que la visión unitaria y que mira por encima del hombro de los cavernarios como Pedrojota y su equipo editorial me produce sarpullidos. Cuesta, con gente como esta, sentirse integrado en una España que parece que sólo quiere a esos tantos millones de catalanes en su seno con la boca cerrada y las manos atadas.

Sea como fuere, no puedo sino suscribir, como la gran mayoría de por aquí – y aunque yo lo sea de adopción – el editorial de hoy de la prensa catalana. Una decena de jueces de carrera no pueden colocarse por encima de aquello que los representantes del pueblo han acordado y la ciudadanía refrendado. Pues como todos sabemos, en democracia, el pueblo fue antes que cualquier constitución, y es la segunda que emana del primero, y no al revés.

h1

Biología para obispos (y 2!)

19 octubre, 2009

Empecé este blog arremetiendo contra la ignorancia (seguramente intencionada) de la jerarquía católica por considerar que un conjunto de un par de miles de células (evitentemente vivas, al igual que cualquier colonia de protozoos) constituyen un ser humano, y por ende, un ciudadano titular de derechos – y deberes supongo, ¿no?

Sea como fuere, y dada la oportunidad que me brinda la excursión por Madrid de los purpurados y sus amiguitos del alma, así como la comparsa de gente que no soporta que cada uno viva su vida como le plazca, para escribir de nuevo sobre la nueva Ley del Aborto, opiniones y revoltijos varios.

Uno pensaría que se han equivocado de color primario

Uno pensaría que se han equivocado de color primario

Vaya de antemano que  según recientes encuestas, el 70% de la población española está a favor de la nueva Ley. ¿A qué, pues, tanto revuelo? Bueno, supongo que como dice Eslava Galán en “Historia de España contada para escépticos“, la iglesia sigue disponiendo de miles de púlpitos desde los que manipular a aquellos que estén dispuestos a escucharla. Y así ha sido, de nuevo. Y el sábado pues, convocados por el foro de la familia y muchas, muchas más organizaciones (que no deben tener muchos miembros), los purpurados se vieron acompañados por cargos públicos del PP, un ex presidente del gobierno del Estado, bastante gente normal estrecha de miras, y algún que otro energúmeno, supongo. Dicen ellos que eran muchos (entre millón y medio y dos millones). La ciencia, esa patraña despreciada por amplios sectores del conservadurismo, dice que eran muchos, pero que muchos menos.

Guerra de cifras aparte, la verdad es que ver a tanta gente manifestándose contra el derecho de una mujer de vivir su vida como quiera me resulta triste. Que a estas alturas de la historia, haya tanta gente (bueno, tanta, tanta…) a favor de controlar vidas ajenas, me resulta, cuando menos, reprobable. Sí, digo a favor de controlar porque por más que los llamen – o se autodenominen – “provida”, basta ver sus actitudes y opiniones para ver que son “procontrol”: a favor de controlar lo que cada uno hace con su vida.

Quieran o no quieran, la verdad es que la nueva Ley de la Aborto amplía derechos, otorga seguridad jurídica, y equipara el aborto a cualquier otra intervención quirúrgica, al posibilitar la libre elección de menores mayores de 16 años. Que quede ampliar o reforzar políticas de família es otra cosa, que no viene al caso discutir en estos momentos.

Por fortuna, la democracia, como bien apunta Geógrafo Subjetivo, es algo que se define en las urnas y se ejerce en sede parlamentaria, no en las calles, así que mucho me temo que los purpurados y sus amiguitos del alma tendrán que contentarse con protestar infructuosamente.