h1

Amistades Peligrosas y Modelos de Negocio

3 diciembre, 2009

Últimamente anda toda la blogosfera echando chispas ante la presumibilidad de que el poder administrativo pueda decretar el cierre de webs a instancias de entidades “gestoras de derechos” (lobbies de la industria del entretenimiento los llamaría yo). Últimamente da la sensación de que el socialismo español sea gran amigo de estos lobbies. Ante eso, debo decir que no.

No, no, y tres veces no. El socialismo no puede ser amigo de gente como la que manda en la SGAE o en PROMUSICAE, de la misma manera que no puede ser gran amigo de gente como Emilio Botín o de Florentino Perez. El socialismo no puede ni debe ser amigo de lobby industrial alguno. Y como fuerza progresista, el socialismo no debe contribuir a perpetuar modelos de producción obsoletos y que no tienen cabida en el mundo actual. Y las mal llamadaas “sociedades de gestión”, por su misma esencia, son un error no perpetuable en el tiempo. Y no lo son porque gestionen derechos de autor, sinó por defender un modelo de negocio obsoleto, que además pretende ponerle puertas al campo.

Hablemos de modelos de negocio.

Veamos, si yo quiero montar un negocio muy seguramente me iré al banco o sociedad de inversión con un montón de papeles llenos de informes, estudios, planes y estrategias. Pediré un crédito, estudiarán mis proyectos, y de ser viable, me lo concederán. Ellos asumen un riesgo, yo asumo un riesgo. Entonces constituyo una sociedad o me doy de alta como autónomo, paso días y noches trabajando en mi proyecto, tratando de vender mi producto, llevando contabilidad, etc. y si mi sale bien, genial, y si no, asumo las consecuencias, lo dejo y me pongo a otra cosa o trato de volver a empezar. Cualquier emprendedor sabe, conoce, y comprende eso. ¿Y pues?

Veamos, si yo quiero ganar dinero con un negocio consistente en hacer música y atraer masas a salas y estadios. ¿Qué hago? Juntar a cuatro personas con instrumentos, tocar por bares y salas locales (cobrando en negro habitualmente), grabar maquetas y enviarlas a tantas compañías discográficas como se me ocurran con la esperanza de que alguna de ellas decida invertir en mi música. Después de esto vienen las radios, las televisiones, la fama, los fans, y un largo etcétera la mar de atractivo que en algunos casos acaba más mal que bien.

De nuevo no, no, y tres veces no. Ese no es el modelo que debería ser según yo lo veo. Ese es el modelo que engendra monstruos de la razón como PROMUSICAE y la SGAE del siglo XXI (atestiguo que no siempre fue como es ahora), que pasean a sus miembros por la calle proclamando que la música se acaba. En los tiempos que corren, los autores tienen herramientas y medios más que suficientes para producir y plucitarse. ¿Es necesario que sigan existiendo los mecenas conformados en sociedad anónima?

El futuro – creo – está en la democratización de todo, creación cultural incluida.

h1

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet

2 diciembre, 2009

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

h1

La Era de la Gilipollez

1 diciembre, 2009

Los manuscritos del Mar Muerto hablan de una guerra por haber, una guerra de los hijos de la luz contra los hijos de la oscuridad. Hay noches en las que sueño que tal guerra va a estallar un día estos, a modo de guerra civil. De personas contra personas, como todas.

Supongo que mi sueño es consecuencia directa de la firme idea que habita mi cabeza y que me dice que desde hace ya bastantes años, el mundo entero tiende a la gilipollez. Todo nos da miedo, todo nos consterna, todo nos afecta sobremanera. Creemos ver monstruos por todas partes y gritamos alto para denunciarlos, llevarlos al paredón, a la guillotina. Erróneamente. Y aún así levantamos muros invisibles para separar a unos humanos de otros, y abrazamos con tal naturalidad la vida cómoda que vemos lógico que los autoproclamados ministros de Dios echen de la iglesia a unas docenas de diputados pero perdonen todo pecado a cualquier genocida de uniforme, sin exigir cuentas por gran hipocresia a una comunidad que entre sus preceptos tiene el de “no prestarás falso testimonio”, y mientras tanto, otros pretenenden enarbolar cruces y estandartes contra el infiel como si la Edad Media no hubiera terminado con el Renacimiento.

Mientras tanto en nuestra casa los hay que se hacen pasar por pobres para tratar de mantener el statu quo y para más INRI el gobierno, mi gobierno (!), se pone de su lado y nos la cuela por la escuadra. ¿Y por qué? Porque tenemos tanto miedo a quedarnos sin trabajo y no poder pagar la hipoteca o la tele de plasma (o LED o LCD) que no caemos en la cuenta de que somos nosotros mismos los responsables, cada vez que agachamos la cabeza, de que haya todavía genocidas con uniforme, idiotas que se creen tener más derecho que el vecino por tener la piel de un color u otro, sacerdotes con voluntad de mandato terrenal, y jueces sumarísimos en los periódicos. Palabra palabrita: cada vez que alguien cambia un voto por la película de la sobremesa, ese mismo Dios aún presente en demasiados colegios, mata a un gatito.

h1

La Dignidad y la Caverna

26 noviembre, 2009

Doce periódicos de la esfera catalana, tanto castellano como catalanoparlantes publican hoy un editorial titulado “La Dignidad de Catalunya” en que defienden el estatuto de 2006, aprobado por el Parlament, las Cortes Generales, y sancionado por la Jefatura del Estado tras ser aprobado por más del 73% de los sufragios en junio de 2006. Esto no ha gustado nada a la Caverna. En especial a El Mundo de Pedrojota, que pocas horas después publicaba lo que se ve perfectamente en la siguiente imagen.

La respuesta editorial de El Mundo

Respuesta editorial de El Mundo

Está claro que a cierta derecha cavernaria no le gusta la idea de que un territorio conquistado por las armas recupere un amplio autogobierno. Los catalanes, mejor que callen y paguen peajes. Sabe bien quien me conoce que tengo yo tanto de nacionalista catalán como de judío ultraortodoxo, pero debo decir, como ciudadano de los que no tiene por lengua materna la que es común a todo el Estado, que la visión unitaria y que mira por encima del hombro de los cavernarios como Pedrojota y su equipo editorial me produce sarpullidos. Cuesta, con gente como esta, sentirse integrado en una España que parece que sólo quiere a esos tantos millones de catalanes en su seno con la boca cerrada y las manos atadas.

Sea como fuere, no puedo sino suscribir, como la gran mayoría de por aquí – y aunque yo lo sea de adopción – el editorial de hoy de la prensa catalana. Una decena de jueces de carrera no pueden colocarse por encima de aquello que los representantes del pueblo han acordado y la ciudadanía refrendado. Pues como todos sabemos, en democracia, el pueblo fue antes que cualquier constitución, y es la segunda que emana del primero, y no al revés.

h1

Una para NNGG!

10 noviembre, 2009

Gracias a Netoratón, hoy podré quedarme más ancho que largo tras disfrutar de los “valores” de la “derecha” (¿centro? ¿eso qué es?) que con gran elocuencia expone el chico tan bien vestido del video a continuación, Ángel Rey, miembro de la ponencia política.

Vamos por partes:

  • Educación. Ángel cree que Educación para la Ciudadanía es una asignatura adoctrinante (o “atorterinantes”).  Le recomiendo a él, y a toda la derecha católica, que se lean el currículo de tal asignatura. Si “adoctrinar” en democracia, liberté, égalité, fraternité y derechos humanos es tan terrible, les invito a mudarse a Irán; seguro que allí encuentran un sistema político más de su agrado. “Además, se ha reforzar la autoridad del profesor” ¿A golpe de ley como propuso el PP en las cortes? ¿No sería mejor educar en el respeto, dar ejemplo de que no todo vale? Supongo que el hecho de que la gran mayoría de maestros sean de izquierdas explica por qué no entendéis lo que “educación” significa.
  • Defensa de la vida. Querido Ángel, te remitiría directamente a mis posts de biología para obispos, pero me quedaría corto, por que hablando de derechos, tengo tanto derecho a querer suicidarme como a querer vivir, igual que lo tengo a no trabajar si no quiero, a pasarme el día leyendo manga, o a comer gambas al ajillo cada día, siempre y cuando no haga daño a nadie (donde “nadie” es titular de derechos y deberes por igual). Sí, el aborto y la eutanasia son una gran tragedia para quien las pasa, pero ningún vecino tiene derecho – ni jamás debería tenerlo – a denunciar a esa persona. Es una manía persecutoria de la derecha llenarse la boca de libertad y después querer decir a todo el pueblo como tiene que vivir su vida.
  • Salario mínimo (plato principal!). Dice Ángel, que “el salario mínimo atenta contra el empleo juvenil”. Le explicaré a Ángel una cosa anecdótica. Un servidor empezó a trabjar a los 18 para pagarse los estudios, entre otras cosas. Todos los días de la semana excepto los lunes y domingos noche me los pasaba en una brasería de Sants-Montjuic, de las 12 a las 5 y de las 8 hasta cierre, que solía caer sobre la una y media. Unas 48 horas a la semana, por un salario de “joven” de unos 700€. Doy gracias al salario mínimo porque si no, seguramente ni hubiera llegado a eso. Me figuro que también piensa que los convenios colectivos son un “atentado” contra el “empleo”, y los querrá “reducir progresivamente hasta su eliminación”. Ay, para los neocons – viejos y jóvenes – siempre hay tantas garantías y derechos sociales que deben ser eliminados…
  • Libertad en Internet. Esto va a ser lo único en lo que estemos de acuerdo, pero no hay que confundirse. La libertad en internet no se basa en evitar la “monitorización” y demás. Por más que les cueste creerlo a algunos, el gobierno socialista no “espía” ni a los de la Gürtel ni a nadie. Las conexiones en las telecomunicaciones se han registrado desde hace mucho tiempo, y por supuesto, son sólo accesibles bajo mandato judicial. Hablar de que Internet está a punto de dejar de ser “el medio de la libertad” es populismo y demagogia. Sobre todo, porque la libertad de internet no está donde apunta NNGG, sino en la neutralidad de la red.
  • Energía Nuclear. Hay que ver; mientras el socialismo apuesta por reconvertir el sector y cerrar progresivamente las centrales nucleares, NNGG apuesta por acabar con la moratoria nuclear. Venga a construir más centrales nucleares, venga a generar residuos radioactivos… claro, y el cambio climático es un mito. Una cosa te digo: si se hacen las nucleares en La Moraleja o sitios por el estilo, a lo mejor me lo pienso.

Y el vídeo no da para más. Si esta es la derecha moderada del futuro, no me quiero imaginar como será la derechísima.

h1

Una de protocolos!

6 noviembre, 2009
403 Forbidden

No usar

Hace un rato Ana pedía vía Twitter qué opinábamos de esto, si  bien algunos compañeros ya habían opinado. A mí particularmente, como afiliado al PSC y no al PSOE, no me atañe directamente, pero aún así opino, por eso de que cuando las barbas de tu vecino vas cortar…

Veamos, creo que era necesario que el partido pusiera los puntos sobre las íes, por la poca responsabilidad que tienen algunos que se esconden detrás de una pantalla para soltar todo tipo de barbaridades. No puede ser que la opinión de una persona se confunda con la de una organización entera que cuenta con miles de miembros (véase caso de JJ Güemes).

Con todo, debo mostrar mi inquietud respecto a uno de los puntos del protocolo, dicen los Estatutos del PSOE:

b. La defensa de los intereses generales de la Organización, la Declaración de Principios, Programa, Resoluciones y Estatutos aprobados por sus Congresos, así como los acuerdos legítimamente emanados de sus órganos de dirección, no pudiendo pertenecer a otra organización política diferente.

Este punto me inquieta porque es ambiguo. ¿Qué es “la defensa de los intereses generales”? ¿Son los intereses generales aquellos que decide el comité ejecutivo federal? ¿Abre la puerta a la prohibición de discrepar más allá de bares o reuniones donde sólo cuatro gatos puedan escuchar lo que se dice? No lo sé, habría que ver qué diría el Comité de Garantías Estatutarias en su caso.

Sea como fuere, quede claro que el lugar en el que debatir las cosas de casa son los comités, asambleas, consejos y congresos, y que la discrepancia de cara al público es algo que uno debe tratar responsablemente.

h1

Carta abierta a González-Sinde

5 noviembre, 2009

Ministra,Ángeles González Sinde

vaya por delante que al nombrarla de esta manera, se me marchitan un poco la fe en el gobierno del Estado, el carné del partido socialista, e incluso el de la SGAE (núm. 82727 si es de interés de alguien – si bien nunca he visto un céntimo de tal asociación). Usted no debería ser Ministra de un gobierno de izquierdas, y tenga por seguro que si lo es no es por méritos propios, si no más bien por el pago a escote que la cúpula – que no las bases – de mi partido realiza a la Sociedad de Autores y Editores. Conste que con todo, en su día no me sumé al linchamiento a su figura que tuvo lugar en la Red al considerar que tal vez el ocupar un cargo de tal relevancia le inspirara a realizar su tarea con acierto. Los últimos seis meses han demostrado que estaba sumamente equivocado.

Dicho esto, y como músico de formación, no tengo más remedio que evidenciar la estupidez (desde el respeto) que ha expresado al decir que “Mozart vivía en la miseria por no tener derechos de autor“. Permítame decirle lo que siempre me decía a mí mi padre, y seguramente el suyo a usted. Cuando no sepa de algo, lo mejor es callarse. Como me figuro que su formación como filóloga clásica con máster en estudios cinematográficos no incluía temas como Historia de la Música, un servidor, que pasó 14 años encerrado en escuelas de música varias, le invita a leer como mínimo una biografía de Mozart, o a ver Amadeus, en su defecto (y así de paso aprender algo más de una película que se llevó 8 Oscars).

Le recomiendo además un repaso a cuantos libros de historia del derecho encuentre, haciendo especial énfasis en el derecho de autor, y verá que es un concepto moderno (de finales del siglo XVIII) y además surgido en democracia (Reino Unido, Estados Unidos, Francia post-revolucionaria). Tal derecho no es aplicable en el Imperio Austro-Húngaro, del que Mozart fue súbdito. Y sea como fuere, la propiedad de las obras fue propiedad siempre de quien las encargaba, y dado que la mayor parte de músicos vivían a sueldo de palacios y aristócratas y componían mayormente por encargo, dudo que hubieran acumulado derecho de autor alguno. Aún así otros músicos, como Haydn y Salieri, vivían con holgura y tranquilidad en la misma Viena.

Permítame recordarle, además, que la vida de Mozart era la de una estrella del Rock de los setenta o los ochenta: “Sex, drugs, and rock ‘n’ roll”, sustituyendo el rock por las orquestas simfónicas y los estadios por teatros. Fíjese, seguramente sea la protoestrella del rock que ha llegado a viejo más famosa – a la par que Kurt Cobain. Me figuro que en un mundo sin marketing, sin discos ni DVDs que vender a precios de escándalo, cuotas de radio, o subvenciones a proyectos sin futuro (o penicilina!), el ir constantemente del burdel a la taberna y de vuelta en el burdel debía de tener un coste bastante elevado.

Sólo una cosa más. Usted no debería ser ministra, sobre todo porque siéndolo tiene la facultad de otorgarse subvenciones a sí misma, y eso se llama conflicto de intereses, como bien apuntó la Asociación de Internautas hace unos meses. Pero es que además no le queremos. Ni los internautas, ni muchos socialistas, y no hablemos ya de muchos otros sectores.

Señora González-Sinde: le di seis meses de “confianza política” con esperanzas poco fundadas, pero esperanzas al fin y al cabo, pero su actuación de esta mañana demuestra que, con tan poco saber de una de las expresiones culturales más antiguas de la humanidad, así como de su historia, no está capacitada para estar al frente de un Ministerio que en todo caso debiera conformar una Secretaría de Estado bajo el de Educación (a mi parecer) . Pero no pierda la fe; siempre podrá seguir haciendo películas de calidad más que discutible con dinero público.